Manual Deontológico y Bioético del Psicólogo

De ÉticaPsicológica.org

Documento Completo: Manual Deontológico y Bioético del Psicólogo

El Acuerdo número 15 de Febrero 27 de 2016 establece el Manual Deontológico y Bioético de Psicología que rige en Colombia para todos los profesionales y guía las decisiones de los Tribunales Deontológicos de Psicología. Para establecerlo, COLPSIC ha tomado como referentes las leyes y doctrinas sobre el tema en Colombia y mediante el manual busca ejemplificar los comportamientos que pueden conllevar a una violación de tipo ético.

Este manual presenta, a modo de ejemplo, las faltas que se pueden cometer durante el ejercicio de la profesión que podrán ser investigadas de acuerdo con el derecho ético.

Consideraciones preliminares.

En la primera parte del manual que cualquier investigación sobre las faltas éticas corresponde a un método comprensivo en el derecho, por lo que cada caso debe ser estudiado para llegar a una conclusión sobre la falta. Debido a esto, se hace necesario aclarar que todas las situaciones planteadas dentro del manual se presentan a modo de ejemplo y no representan una lista exhaustiva de todas las violaciones posibles al código. Sin embargo, no por esto la regulación sobre el comportamiento ético de los profesionales en psicología es algo relativo; de hecho impone los más altos estándares en la medida que cualquier violación de los principios rectores, los derechos de los usuarios o sus deberes profesionales acarrearan un falta ética sin importar su tipicidad.

Así, en esta sección se enuncian los principios rectores que guían el Estatuto Deontológico y Bioético, y están destinados a servir como regla de conducta profesional en el ejercicio de la psicología en cualquiera de sus modalidades. Estos serán los principios generales que ayudarán a tomar decisiones informadas en la mayor parte de las situaciones con las cuales se enfrenta el profesional de la Psicología. Estos principios son:

  • Principio de Autonomía: El principio de la autonomía recalca el derecho de las personas a su privacidad y autodeterminación.
  • Principio de Beneficencia: Este principio implica que los psicólogos se esfuerzan por beneficiar a aquellos con los quienes trabajan. Se aseguran de mantener altos estándares de competencia en su trabajo en beneficio de los mejores intereses de los usuarios y de salvaguardar los derechos de las personas, grupos, comunidades e instituciones con las que interactúan profesionalmente.
  • Principio de No maleficencia: El requerimiento que tiene este principio para los profesionales es que se esfuerzen activamente en evitar causar daño en su ejercicio profesional.
  • Principio de Justicia: De esta manera, los psicólogos no llevan a cabo prácticas injustas ni admiten prejuicios ni discriminación por edad, sexo, identidad de género, raza, etnia, cultura, nacionalidad, religión, orientación sexual, discapacidad, idioma y nivel socioeconómico.
  • Principio de Veracidad: El profesional debe ser coherente con lo que se es, piensa, dice y hace con todas las personas que se relaciona en el ejercicio de su profesión u ocupación.
  • Principio de Soliradidad: Los psicólogosprocuran en la medida de sus posibilidades, proveer servicios psicológicos adecuados que atiendan, sin la contraprestación económica o de otra especie como retribución a su labor, a poblaciones particularmente marginales o en situaciones de desigualdad y riesgo, cuyas condiciones podrían generar un acceso inequitativo a los beneficios de la ciencia y la profesión.
  • Lealtad y Fidelidad: El psicólogo no desacreditará a colegas u otros profesionales que trabajan con sus mismos o diferentes métodos, y hablará con respeto de las escuelas y tipos de intervención que gozan de credibilidad científica y profesional. También cumplirá a cabalidad con los deberes profesionales a que esté obligado en las instituciones en las cuales preste sus servicios.

Faltas que nacen de la violación a los Derechos de los Usuarios.

Todo usuario de los servicios de psicología tiene una serie de derechos, los cuáles se desprenden tanto de su condición como sujeto ante la constitución así como de la relación que establece al momento de recibir los servicios psicológicos. A continuación se citarán los derechos que se encuentran contemplados dentro del manual, una definición de los mismos y la referencia dentro del documento dónde se podrán encontrar los ejemplos de las faltas ante este derecho.

  1. Derecho a la Autonomía: las personas son libres de escoger su actuar y autodeterminarse en la medida que no afecta los derechos de los demás. Implica para el psicólogo garantizar que sea una decisión propia del sujeto el participar en la Intervención (excepto en los casos contemplados por la ley) (Ver, página 12).
  2. Derecho a la Beneficencia y no Maleficencia: Implica que, de acuerdo con los principios anteriormente enunciados, el psicólogo actuará para buscar bienestar y los buenos intereses del usuario. Es aceptable actuar cuándo se presente un doble efecto o de acuerdo al mal menor de acuerdo a lo contemplado en la Ley 1164 de 2007 (Ver, págs. 13 y 14).
  3. Derecho a la Dignidad: Reconoce a toda persona como un fin en sí mismo y debe evitarse cualquier acción o declaración que lleve a desvalorizarla o discriminarla (Ver págs. 14 y 15).
  4. Derecho a la Honra y al Buen Nombre: Son atentados al buen nombre todas aquellas informaciones contrarias a la verdad, que, sin justificación distorsionan el prestigio social que tiene una persona.
  5. Derecho a la Igualdad y la Equidad: En la prestación de sus servicios, el profesional no hará ninguna discriminación de personas por razón de nacimiento, edad, raza, sexo, credo, ideología, nacionalidad, clase social, o cualquiera otra diferencia.
  6. Derecho a la Información Veraz: Implica que los consultantes puedan dar a cabalidad su consentimiento informado para la intervención dónde se exprese de manera completa el alcance y sus consecuencias. (ver, págs. 16 y 17).
  7. Derecho a la Intimidad: El psicólogo no recaudará más información personal de la aquella estrictamente necesaria para el desarrollo de su labor profesional y respetará el derecho del usuario a no reservarse la información que desee.
  8. Derecho al Libre Desarrollo de la Personalidad: Tal y como lo señala la corte constitucional en la sentencia T-624 de 1994 consta reconoce la capacidad de a persona a a realizarse según sus particulares valores, aspiraciones, aptitudes, expectativas, tendencias, gustos, ideas y criterios, trazando a su propia existencia en los variados aspectos de la misma las directrices que mejor le convengan y agraden en cuanto no choquen con los derechos de los demás, ni perjudiquen el bienestar colectivo, ni se opongan al orden jurídico”. Sin embargo, se reconoce que este derecho debe evaluarse de acuerdo con las capacidades de intelecto-volitivas del individuo.
  9. Derecho a la Libertad Conciencia: Cada persona tiene el derecho a que no se cuestionen sus creencias e ideologías. Hay que hacer la salvedad de que este derecho no impide al profesional el cuestionamiento de esas mismas creencias cuando -con fundamento en argumentos estrictamente científicos y metodológicos- esto sea necesario en el curso de la intervención.
  10. Derecho a la Libertad de Cultos: Es la potestad de cada individuo para profesar y difundir cualesquiera creencias religiosas posea. Puede ser cuestionado dentro de la intervención bajo los mismos criterios que en el caso anterior.
  11. Derecho a la Libertad de Expresión: Que pueden ejercer los sujetos siempre que con ello no afecten negativamente los derechos de la otra persona.
  12. Derecho a la Libertad de Enseñanza, Aprendizaje, Investigación y Cátedra: En esta clase de labores se deberán tener en cuenta las condiciones particulares del consentimiento informado para estudiantes e investigación.

Así mismo el investigador deberá propender por el bienestar de animales y todo tipo de sujetos de investigación. Como se puede observar, en el ejercicio de la profesión se debe tener un especial cuidado con el respeto de los diferentes derechos de los individuos que le son garantizados en el ordenamiento jurídico colombiano. Al llevar a cabo una intervención se debe ser consciente que cada acción tiene el potencial de entrar en conflicto con esta serie de derechos y, por lo tanto, debe ser evaluada antes de ejecutarse.

Faltas nacidas de la violación de los Deberes en el desempeño profesional del Psicólogo.

Al establecer una relación profesional el Psicólogo se compromete, tal y como se señala con claridad en la Ley 1090 de 2006, a cumplir a cabalidad con sus deberes como profesional. Se considera una falta ética no cumplir con:

  1. Estándares morales: Los psicólogos estarán atentos para regirse por los valores que forman parte de la comunidad en donde viven. Esto implica actuar de tal modo que sus conductas no puedan catalogarse como indebidas o en contra de la integridad; casos como sobornos, chantajes, engaños o atentar contra los intereses de las partes son algunos de los ejemplos (Ver, págs. 21 y 22)
  2. Colaboración con la justicia: Cuándo un profesional se entere de prácticas que violen los derechos humanos o puedan causar un evidente daño a terceros, se deberá evaluar la situación e impedir que se genere un daño evidente.
  3. Competencia profesional: El psicólogo se compromete a conocer los límites de su competencia, estar actualizado en sus conocimientos y acudir a los expertos necesarios cuándo se requiera de una opinión adicional (ver págs. 22 y 23)
  4. Lealtad: Este es un deber con los demás colegas, que corresponde al respeto a diferentes técnicas con validez científica y evitar competencia deshonesta en la prestación de servicios profesionales (ver, pág. 23).
  5. Prudencia: Se deben evaluar cuidadosamente los posibles caminos de acción para una intervención, teniendo en cuenta las ventajas y desventajas de cada uno. Así mismo, se evita dar dictámenes definitivos en las evaluaciones (ver, pág. 24).
  6. Responsabilidad Profesional: En la práctica se deberán respetar todas las leyes, doctrinas y requisitos dictaminados por las entidades competentes así como los empleadores (ver, página 25).
  7. Secreto Profesional
  8. Solidaridad: Se deberá actuar y ayudar a quienes se encuentren en situaciones de riesgo para la vida y la salud siempre que se tenga la competencia, capacidad y disponibilidad para hacerlo (ver pág. 28).

Regulación

Tal y como se establece en la ley 1090 de 2006 serán los Tribunales Deontológicos de Psicología los encargados de estudiar cualquier violación ante este manual e interponer sanciones que van desde la amonestación verbal hasta la suspensión temporal del ejercicio de la psicología. Para denunciar una falta, esto es interponer un Proceso Deontológico Disciplinario, ante los tribunales se deberán seguir estas instrucciones

Comentarios


Usuario anónimo #1

Hace 16 días
Valoración 0+-

Es posible que un psicólogo incurra en falta si realiza una visita a un paciente, la norma no esta escrita, pero en el orden de no ser afectado en su persona, el psicólogo puede ser sancionado por lo expuesto?

alejandrogutierrez28@gmail.com
Agrega tu comentario
ÉticaPsicológica.org valora todos los comentarios. Para proteger tu privacidad, todos los comentarios serán guardados de manera anónima y tu ip será almacenada para prevenir el vandalismo. También puedes enviar tus comentarios de manera privada a comentarios@eticapsicologica.org